12 jul. 2011

'Combat Hospital', la sorpresa del verano

A veces las series más esperadas del verano no llegan a ser tanto y resultan ser más hype que otra cosa debido a la masiva promoción y no pasas del piloto y otras que pasan absolutamente desapercibidas, de esas que no sabes de ellas hasta que la ves en los resultados de las audiencias y luego te dan la sorpresa, pues eso es lo que me pasó básicamente con 'Combat Hospital'...

*Sin Spoilers*
De la mano de la cirujana canadiense Rebecca Kincaid (Michelle Borth) y el capitán estadounidense Bobby Trang (Terry Cheng) nos lleva al campamento situado en la ciudad afgana en el año 2006 y nos muestra los primeros días, la adaptación a lo que es un hospital en medio de una guerra, el personal que hay debe hacerlo todo y en cualquier momento puede salir de cualquier rincón el más aterrador animal por lo que las armas tienen que estar siempre presentes. Allí se encontrarán con el resto de personajes, el neurocirujano Simon Hill (Luke Mably) ligón, siempre reacio a mostrar algún sentimiento y un poco caradura, el Coronel Xavier Marks (Ellas Koteas) que para quien no sepa de rangos como yo, es quien maneja todo el cotarro en el hospital, la psicológa Grace Pedersen, que aunque al principio parezca de las bordes luego se hace querer, o el simpático Vans (Hamza Jeetoa) el traductor que realmente parece un traductor.



La serie muestra realmente que es una guerra, con todo el drama que ello conlleva, no tiene piedad en cuanto a la supervivencia de los pacientes se refiere, de hecho raramente sobreviven, se centra en el drama de la guerra, la soledad de los destinados en el campamento, sus esfuerzos por pasar el día a día, unirse los unos con los otros para alegrarse el día y las relaciones con los pacientes, las historias que les traen los soldados heridos o los locales que necesitan ayuda médica.

En cuanto a la política no se mete en esos temas absolutamente, no creo que es algo que se deba tratar en una serie como ésta, muestra a los locales que no quieren más que sobrevivir al fuego entre los rebeldes y los invasores, la realidad de la mujer en el país, que ni siquiera pueden ir al hospital del campamento para ser tratadas de simples afecciones que sin tratamiento pueden costarle la vida o la gran diferencia cultural entre los locales y los invasores y entretanto a los doctores que hacen todo lo posible por salvar la vida de los soldados.

Tengo especial devoción por las series de médicos, soy fan acérrimo de Grey's Anatomy, House (aunque tenga la séptima todavía en stand by) o Private Practice y la verdad es que el género ya me predispuso un poco para bien a pesar de la decepcionante Off The Map pero aunque compartan destino exótico no tienen absolutamente nada que ver, mientras que la serie de Shonda estaba todo muy idealizado que más que latinoamérica parecía un anuncio de FA, aquí te mete directamente a la rutina de un campamento en Kandahar con la conclusión de que es más que entretenida e interesante como podemos ver en el trailer de más arriba.

Yo no sé si será que en Off The Map porque hablaban en "español" pero aquí el traductor me parece de lo más real, no resulta forzado, realmente no sé si habla bien el idioma, solo que al no saberlo resulta más creíble, además que el chico cae simpático, tiene una gran inquietud por conocer todo sobre informática, siempre está rondando los ordenadores hasta que consigue uno y tiene un espíritu noble que cae bien al primer encuentro, con algunos detalles cómicos según se desarrolla.

En definitiva, a mí es una serie que me ha convencido y me ha encantado, va directa a candidata a estreno del verano y todos los miércoles tiene su sitio en mi parrilla particular y te animo a que por lo menos veas el piloto y me cuentes qué te ha parecido.

¿La has visto? ¡Gracias por comentar!