1 jul. 2011

Todo es posible en 'Ugly Americans'

Ha vuelto una de las mejores comedias de animación de los últimos tiempos y viene de la mano de una de las cadenas más majas que hay (se puede ver de todo en su web sin restricciones de nacionalidad ni tiempo), tras llevar 14 temporadas de South Park y rescatar a Futurama, Comedy Central nos trae ésta serie que al principio puede resultar algo extraña pero engancha como la que más.


Nos sitúa en Nueva York, en un universo alternativo donde su protagonista Mark Lilly es un trabajador social del Departamento de integración de Nueva York en el que todos los seres que te puedas imaginar existen, magos, zombies, demonios, vampiros, robots, croatas y un largo etc, su novia Callie es mitad humana mitad demonio, su compañero de piso Randall es un zombie algo perdedor que se convirtió para ligarse a una chica pero cuando se convirtió cambió de parecer y decidió que le gustaban los magos, su jefe Twayne es un demonio que siempre está buscando como hacer recortes al Departamento de integración y dárselos al de policía, capitaneado por Grimes, uno de los policías más brutos conocidos y como compañero de departamento tenemos a Leonard, un mago de unos 400 años alcohólico y egoísta que más que ayudar le complica las cosas un poco más.



La serie es toda una crítica al catetismo estadounidense (el título se refiere a aquellos americanos que no ven más allá de su país) aunque no por ello te pierdes chistes aunque no seas de allí, no se centra en localismos sino que crea situaciones absurdas y las resuelve con mucha ironía llegando a veces a un humor muy grotesco pero a su vez es un humor muy general. Desde luego es un humor muy particular, a mí me encanta el humor que tiene la serie, pero no es para el gran público como lo puede ser Los simpsons, así que lo mejor es que te pongas el piloto y pruebes, yo hice lo mismo y ya soy fan.

A mí personalmente Leonard me recuerda mucho a Bender de Futurama pero en este caso Leonard es mucho más despreocupado y egoísta que Bender y se ha convertido en uno de mis favoritos. Twayne tiene momentazos a lo empresario descerebrado y descorazonado (claro, es un demonio) y Randall con decir lo de la descripción de arriba es suficiente pero también provoca unos buenos momentos debido a su ingenuidad.

¿La has visto? ¡Gracias por comentar!