1 ago. 2011

'The Hour', la hora que no te puedes perder

Ambientada en el año 1956, la nueva propuesta de la BBC nos cuenta el nacimiento de un programa de televisión, conspiraciones, el declive del imperio británico y los gajes del oficio periodístico unido a un gran casting y una genial ambientación, todo se mezcla en una serie que está haciendo mucho por ser imprescindible...

Bel Rowley (Romola Garai) es la joven productora del programa, una mujer en un mundo de hombres donde deberá lidiar con ellos y ser más fuerte de lo que lo podría ser cualquier hombre, pero no está sola, tiene a su lado a su amigo Freddie Lyon (Ben Wishaw) un joven periodista idealista con grandes dotes para la investigación y la comunicación, todo lo contrario que Hector Madden (Dominic West) que sólo es la cara bonita que presenta el programa y que deberá enfrentarse a los problemas de improvisar entrevistas en directo sin guión alguno.



El trio protagonista no podría estar mejor elegido, tienen gran química entre ellos y hace que la serie sea fácil de ver. Al contrario de todo lo que ha podido leer por la blogosfera, a mí me gusta Freddie y Ben Wishaw, es un personaje idealista e inquieto que cree en el periodismo, que la gente esté bien informada y sea con la verdad es su fin, sabe qué preguntar siempre y Ben Wishaw clava el papel. Bel es la Peggy Olson del periodismo y Romola Garai un gran descubrimiento y Hector deberá evolucionar como periodista para sacar el programa adelante, ya que es la cara visible, el papel parece escrito para Dominic West y es imposible no compararlo con el Don Draper de John Hamm sin llegar a ser tanto como él si que tiene ciertos toques galanes. Y el hecho de tener a Burn Gorman pues le da puntos positivos me gustó en Torchwood, pero parece que aquí no va a tener un papel tan simpático.

Al ser los dos ambientados en una época similar es imposible que no recuerde a 'Mad Men', pero la comparación se queda ahí, las dos series no tienen nada que ver la una con la otra, en esta las pausas, el humo y el silencio que impregnó Mathew Weiner a su serie se cambia por acción e investigación, estamos ahora mismo solo en el principio y el segundo episodio mejora bastante al primero, pero tras dos muertes todo parece indicar que en los episodios que restan el ritmo va a ser frenético ya que solo consta de seis episodios y todavía no se sabe nada de segundas temporadas y desde aquí la pido.

Refleja todo el contexto político británico de la época, la ambientación y vestuario son impecables, podemos ver el declive imperio britanico y las reacciones políticas de ambos lados cuando perdieron el control del canal de Suez en un país que acaba de salir de la mayor guerra jamás conocida, también es una época en la que se empieza a cuestionar la transparecia de la democracia, algo que está ocurriendo de nuevo y también podemos ver las controversias de la pena de muerte pues es en este momento cuando se empieza a dar pasos por eliminarla.

Resumiendo, nos encontramos con un drama de época excepcionalmente ambientado, con muy grandes actores y una época revuelta, unos seis capítulos que nos trasladarán a una época intensa y nos harán disfrutar, totalmente recomendada.

¿La has visto? ¡Gracias por comentar!