7 nov. 2011

'Private Practice' en plena madurez

Lo que empezó siendo el spin-off de una de las series más importantes de la última década ha pasado de ser un simple satélite a superar a su serie madre, con 'Grey's Anatomy' en horas irregulares tenemos a Private Practice en pleno apogeo con una Addison que cada vez sabe más lo que quiere y una Charlotte que adquiere cada vez más protagonismo.


El formato terapia
Ha sido una gran excusa para introducir en la serie una premisa inicial y una conclusión final, lo que se avanza en el capítulo, algo que Grey's Anatomy hace desde el principio y que la serie de Kate Walsh ha empezado a hacer en esta temporada dándole una mayor sensación de profundidad y seriedad y que nos muestra el avance en la vida de Addison sus conflictos tanto personales como profesionales en el Seaside Heath & Wellness o en el St. Ambrose. El principal conflicto es Sam (Taye Diggs) y la situación que no se si la entienden bien, es decir si quieres tener un hijo y tu novio no quiere ser el padre porque no quiere volver a la preocupación de tener que criar a un hijo, ¿qué va a hacer cuando Addison tenga el bebé? ¿Ignorarlo? (That's a Dealbreaker!), el futuro de estos dos como pareja es bastante oscuro, así que casi mejor que se vaya con el nuevo doctor que está coladito por ella.

La pareja insoportable
Lo de Violet y Pete se ha convertido en algo insostenible, tanto para la pareja como para el espectador, la que era la doctora más empática, amable, simpática y hasta graciosa de la serie se ha convertido en un personaje egocéntrico y egoísta y lo que es peor, ha arrastrado a otro de los que eran buenos al principio, Pete que era un personaje independiente, ligón y amigable se ha convertido en un cascarrabias agorero, en qué maldito día se decidieron juntar estos dos, espero que Shonda ponga pronto un final a esta situación, eliminando a Violet y devolviéndonos al viejo Pete ¿Cómo sería Pete tras quedarse viudo por segunda vez? Creo que favorecería muchisimo al personaje, lo mismo tenemos suerte, el año pasado nos libramos por fin de Naomi...

Charlotte y Cooper están en un gran momento, ella se come a casi todos sus compañeros de reparto y él intenta acaparar atención como un niño pequeño y más ahora que tiene uno. Y por otra parte está Amelia, la hermana de Derek está totalmente descontrolada, tras la pérdida de su amiga se ha aficionado a las drogas y a los buenos hombres dejando totalmente de lado tanto la clínica como sus amigos y que en la promo para el siguiente capítulo que será doble nos promete ser un episodio memorable.



Private Practice nos dio una tercera temporada buena con el robo del bebé de Violet, una buenísima cuarta con la violación de Charlotte y esta temporada no promete menos con unos personajes unos adorables y otros odiosos que muestra en general una sensación de madurez y profundidad que la hace imprescindible en la actualidad, ha tardado en evolcionar y ser de las grandes pero ya lo es.

¿La has visto? ¡Gracias por comentar!