4 dic. 2011

'Bored to Death' encuentra su fórmula del éxito

Tercera temporada y la mejor, esta comedia ha avanzado una barbaridad en su tercera temporada, ha cambiado su estructura y los personajes cada día se ven más definidos lo que ayuda a que la serie en su totalidad tenga una mayor percepción en su conjunto como una de las comedias más elitistas de la actualidad

'Bored to Death' es una comedia con tintes de comedia clásica pero actualizada al presente, es destacable el hecho de que Ray sea un dibujante de comics cuyo protagonista tiene un pene gigante y que cada vez tenga mayor protagonismo como en las convenciones de comics, firmas, etc. pero a la vez su infantilismo cuando se trata de hacer lo que quiere o no o su atracción hacia las señoras mayores

Jonathan es el perfecto antihéroe, casi todo lo que deduce es casi de casualidad, cuando investiga se mete en los mayores líos que se pueda encontrar (solo aquí podemos ver una pelea de espadas en una escalera), algo así como el Inspector Gadget pero con vida sexual y siendo salvado siempre por George, que por cierto va a trompicones siendo cada vez más extravagantes sus parejas, cameo de una de las chicas de moda de las sitcoms del momento incluído, Casey Wilson (Penny en 'Happy Endings').

Por último George, el mejor personaje y el mejor actor (¡una nominación por los menos a Ted Danson!), nos ha regalado muchos de los mejores momentos de la temporada, su lucha para que su hija no se case con un hombre de casi su misma edad, su enemistad con él reconciliación (el momento disfrazado de Don Quijote es impagable) y su posterior discurso hace ver que está madurando un poco y pasa de ser un señor mayor drogadicto y mujeriego a buscar un poco de estabilidad, sin dejar la maría eso si.

Una gran recomendación para ver esta serie, pura comedia con momentos absurdos, diálogos inteligentes, enormes actuaciones y una serialización que favorece el ritmo que en la primera y la segunda costaba un poco de encontrar.