20/3/2012

'Desperate Housewives', a cerrar por todo lo alto




Que la octava y última temporada de Desperate Housewives está siendo de lo mejor de la serie no es nada nuevo, la inmensa evolución vivida por sus cuatro protagonistas nos hacen ver el gran cambio que han dado en ocho años mientras que se dirige hacia el abismo a cerrar una de las mejores series de la historia que empezó revolucionariamente con un suicidio y de su final solo sabemos que será el 13 de Mayo en un doble capítulo que nos dejará con uno de los mayores vacíos de la televisión.

Por supuesto a partir de aquí hay SPOILERS! 
Mediante un recurso al que nos tiene bastante acostumbrados, los flashbacks, en la llegada al funeral de Mike enlazan la historia personal uniéndola con él como hiciera previamente con la muerte de otros personajes, así, Gabrielle recuerda todo lo que ha hecho Carlos por ella, defendiéndola ante la típica suegra con lengua viperina, ayudándola en casa con sus hijas y ya en rehabilitación al saberlo Mike únicamente a parte de ella, le hace comprender que no quiere que le visite para que no vea su debilidad y eso de pie a inseguridades y termine abandonándole. En el caso de Lynette es quien la anima a recuperar a Tom advirtiéndole que alguien debe dar su brazo a torcer y que puede llegar el momento en que sea demasiado tarde. Mientras que Susan destrozada y decidida a no soltar discurso, tras recordar el poema tonto que le dedicó tras la boda, la discusión sobre la herencia durante el embarazo de MJ o la simple explicación de lo que es el cielo para el niño, simplemente un lugar feliz donde estar con tu familia comiendo tu hamburguesa favorita (como si del último anuncio de McDonald's se tratase).

Nunca pensé que la patosa de Susan fuera a emocionarme tanto recordando momentos con su marido, tampoco que la gran evolución de Gabrielle lo hiciese dándose cuenta de lo que tiene y valorando la importancia de tener a Carlos a su lado y definitivamente menos que la mujer más luchadora del grupo encuentre por fin la razón por que luchar por Tom. Por ello cuando Susan decide subir al estrado y pronunciar el discurso, los sentimientos están a flor de piel y con sus palabras vienen las lágrimas. Algo a lo que la serie nos está acostumbrando esta temporada con la intención de cerrar la serie por todo lo alto, algo que está consiguiendo. Para rematar hay que añadir la magnífica voz de la no menos magnífica Vanessa Williams cantando Amazing Grace y poniendo la puntilla la última conversación, la de que en los momentos malos son tus amigas más cercanas las que ofrecen toda su ayuda y te dan el abrazo más necesitado que nunca.

Bree merece un punto aparte, aunque su evolución no sea tan externa como la de Gabrielle o Lynette, quizás sea la evolución más grande, internamente ha cambiado de depender de un hombre a ser completamente independiente, otorgarse valor a sí misma, aceptar y ser tolerante con los que la rodean y a partir de ahí llegar a ser una nueva mujer más perfecta pero también más humana, en este capítulo precisamente vemos como desde pequeña le enseñaron a ocultar sus emociones ante su famosa sonrisa (jamás olvidaré su famosa frase: “Cuando siento que mis sentimientos están a punto de desbordarse pienso en una caja vacía, meto los sentimientos en ella y la guardo en un armario, cuando llego a casa me enfrento a ellos en privado”), algo que quizás le ha venido bien para escaquearse de la policía pero que definitivamente le ha perjudicado toda su vida, esa evolución podría haberse dado antes para una Bree que mostrase sus sentimientos cual Susan o que se imponga como Lynette y Gabrielle, pero ella fue educada desde pequeña a encerrarse en sí misma, algo que la ha llevado al borde del precipicio varias veces.

Entre lo que nos cabe esperar en los próximos episodios, tenemos un futuro bastante negro para dos de ellas, Bree persequida por la policía con pruebas vinculantes, si encuentras pruebas sobre ella las pueden encontrar sobre las demás pero Bree nunca delataría a sus amigas. Susan nos espera momentos de lloros y titubeos por la muerte de Mike, por lo menos está Julie como apoyo. Mientras que Lynette dispuesta a recuperar a Tom deberá trazar el plan más estratégico de su vida y a Gabrielle la veremos como filantropista (¡justo como Eva Longoria en la vida real!)

El final está cada vez más cerca, entre las especulaciones está la muerte de Bree pero yo más costumbrista apuesto por un final en el que las cuatro terminen con una partida de póker intuyendo un flashforward que nos las muestre unos años despúes (en el caso de que vayan a la cárcel (miedo con el maquillaje)). Y desde aquí se espera con toda la esperanza y emoción ese esperado final que le ponga broche de oro a la gran temporada final para siempre.

¿Qué esperas del final? ¡Gracias por comentar!