11/5/2012

'Call the Midwife', el drama british del año



Hace poco escribí sobre una de las series inglesas más interesantes de la temporada, 'Inside Men', y es que ha llegado una oleada bastante buena este año, otra de ellas es 'Call the Midwife' y que además de ser firme candidata a estreno del año ha supuesto todo un éxito de audiencia para la BBC superando al de ITV con 'Downton Abbey'consiguiendo aumentar su audiencia capítulo a capítulo y la directa renovación para una segunda temporada.


La serie está ambientada en el Este de Londres de los años 50 en un convento-enfermería donde Jenny Lee (intrerpretada por Jessica Raine y narrado desde la actualidad por Vanessa Redgrave) llega a desempeñar labores de comadrona, basado en el best-seller de Jenniffer Worth 'Call the Midwife: Shadows of the Workhouse and Farewell to the East End'. Retrata la situación de depresión y pobreza de esta zona con las condiciones de vida de sus habitantes que a veces llegan a ser doce personas en una habitación. Pero también tenemos las historias personales, tanto de las enfermeras como de las monjas.

La estructura son casos episódicos, en los que entran uno, dos o tres, variando la intensidad en cada uno y dependiendo de la dificultad del caso o del protagonismo de la trama lineal que sigue mayoritariamente a Jenny, Chummy Browne (Miranda Hart), la hermana Evangelina (Pam Ferris) o la hermana Monica Joan (Judy Parfitt). Hay casos de complicaciones en el parto, secuestro de bebés o hasta un veterano de guerra que debe ser curado diariamente . Pero sin duda lo más interesante reside en las protagonistas, aunque la principal sea Jenny, Chummy le roba muchísimo protagonismo, llega nueva en el segundo episodio y es a partes iguales patosa, divertida y entrañable, cogiéndole cariño al poco de aparecer en pantalla. Nos queda por ver, ya para la segunda temporada la historia de amor de la principal, Jenny y su historia con Jimmy y el misterioso hombre de su pasado.

A pesar el ambiente de pobreza resulta idílico en la medida en que los personajes aunque no tienen ningún lujo sus cara rezuman felicidad en el momento en que sus hijos nacen sanos y salvos. Su banda sonora también ayuda bastante, tanto en las escenas de los partos como yendo por bicicleta por la ciudad, llega a una idealización de las comadronas tan poética como conseguida (algo similar a lo conseguido en el piloto de 'Pan AM', pero manteniéndolo toda la temporada).

Es sin duda el estreno british del año, una serie de visionado obligatorio que no defraudará a los amantes del buen drama. La segunda temporada constará de ocho episodios y se estrenará si sigue el calendario de la primera en enero de 2013.

¿La has visto? ¡Gracias por comentar!