23 jul. 2012

'Mad Men', cinco aristas de la quinta temporada


"Pero, ¿que es la felicidad? Es un instante antes de necesitar más felicidad" - Don Draper


Mad Men puede ser la única serie cuya temporada siguiente es siempre mejor que la anterior, la evolución que ha tenido la mejor serie en emisión ha sido impresionante y la de sus personajes mejor aún, la serie que lleva 4 Emmys seguidos como el Mejor Drama va directa del quinto, sin embargo faltan sus actores por reconocer. Mad Men es una serie en la que brilla todo pero que no se estanca, evoluciona a ritmo de vértigo y esta temporada se ha intentado con éxito introducir elementos cómicos en la serie terminando de consagrar a John Slattery como secundario.



Al igual que hay muchas series que aspiran a la grandeza de 'Mad Men', 'Boardwalk Empire' o 'Boss' son sólo un ejemplo con éxito, y sus respectivos protagonistas Nucky Thompson (Steve Buscemi) y Tom Kane (Kelsey Grammer) o la fallidda 'Magic City'  con Ike Evans (Jeffrey Dean Morgan), aspiran a ser el nuevo icono de la televisión con un personaje con un fuerte carácter de liderazgo y con muchos claroscuros, ser el nuevo Don Draper es un objetivo. Igualmente tiene competidores en su agencia, principalmente Pete y Peggy aspiran a ser él, uno manejando a los clientes y logrando conducirnos como lo hace el y la otra siendo ella quien de su visión de como debe ser la campaña y persuadir al cliente para que acepte. Pero ninguno de ellos podrá quitarle el trono, porque Don Draper es más que un hombre que se pasa el día fumando y bebiendo, su visión es única y sabe llegar a su interlocutor de manera que siempre domina, cabe destacar por supuesto el enorme trabajo de Jon Hamm que se merece todos los premios del mundo, cada discurso de Draper consigue entusiasmarte, identificarte y unirte a él, podría aplaudir después de cada uno de los discursos de Don.


Ambición

El mayor exponente de la ambición en la serie es Pete Campbel, una persona que no está contenta con nada, es su mayor problema, de hecho en su episodio (5x05) dice "I have nothing" cuando en realidad lo tiene todo, tiene una familia y es cada vez más imprescindible en la agencia, pero sus aspiraciones son tan altas, su imposibilidad de llegar a ser como Don le mantendrán desgraciado toda su vida. Su única manera de satisfacer sus deseos sería si Don no existiese, eliminar a Don para ser él la cabeza de la agencia. El momento en el que Don arregla el grifo le sentó como si le hubiesen cortado los testículos dicho finamente, la guerra de poder absurda que tiene montada con Ken Cosgrove o contra Roger o los permanentes engaños a su mujer que no se puede comparar a los de Don a Betty, Trudy es un batido de fresa y Betty es vinagre. Todo esto nos deja ver que en realidad Pete es un niño de 5 años.

También Peggy está llena de ambición, pero la suya es más lógica, lo que ella quiere es despegarse de las faldas de Don, estará eternamente agradecida a Don por la oportunidad que le dio de ascender de secretaria a un puesto que era predominantemente ocupado por hombres y tras demostrar su valía en el puesto, sus aspiraciones no tienen límite. Pasar de Copywriter a Directora creativa es un gran paso del que ha podido probar un poco gracias a la flexibilidad de Don y no es que haya tenido mucho éxito... ¿Volverá a SCDP?


Independencia

Las mujeres de la serie se sienten cada vez más independientes y seguras de sí mismas para poder llevar su carrera en solitario o participar como un socio más en la agencia. Cabe destacar el cambio generacional que supone Megan con respecto a las demás, mucho más liberal (también tendrá que ver que sea canadiense) que Peggy o Joan pero también estas tres juntas en completa oposición a Betty que aparte de ser relegada a un par de escenas es alguien que no puede ser otra cosa que esposa, tampoco es que le haga falta pues siempre ha estado mantenida por los hombres que la rodean. Cosa que las otras no, Megan aunque termine pidiendo ayuda a Don para empezar su carrera, no quiere depender de él en el futuro con una carrera propia. Peggy a parte de sus problemas de compromiso y fidelidad, no quiere ser una más de la oficina, quiere ser una líder, desde que ascendió de secretaria a copywriter o desde que se mudó del apartamento de su madre al suyo compartido ha querido siempre llevar las riendas de su vida y se enfrenta ahora a otro reto, el más grande hasta ahora y yo muero por verla superarlo, o que falle y vuelva a SCDP. Joan por su parte se establece como madre soltera, da el gran paso de dejar a su marido y no ser ella la dejada, que estaba cantado, pero no que no volviera a a Roger siendo incluso el hijo suyo no estaba tan claro y la entrada como socia refuerza el compromiso consigo misma, el enorme esfuerzo que tuvo que hacer para entrar a cambio de su cuerpo lo hizo para poder valerse por sí misma, labrarse un futuro y no tener que pedir a ningún hombre nada para mantener a su hijo.


Decepción

La decepción viene cuando la ambición es demasiado alta, cuando fracasa todo en lo que habías puesto empeño o cuando una persona no resulta lo se esperaba de ella. Tanto Peggy como Pete ven fracasar sus aspiraciones, aunque al final tengan lo que querían no están completamente satisfechos. Joan ve fracasar su matrimonio, sola criando a un hijo con la pesada de su madre y culpándose por la muerte de Lane. Don se siente decepcionado porque Megan no es lo que él esperaba, ella tiene sus propios sueños y objetivos y no va a quedarse a su lado sino que se buscará la vida. Mientras que Lane Pryce llega a la conclusión de que su única y mejor salida es el suicidio acuciado por las deudas y el deshonor que para él era haber intentado estafar a Don.


Libertad

Para algunos de los personajes su libertad es muy importante, se sienten libres y como tal no se sienten agusto en los estándares prestablecidos de la sociedad de vivir con su pareja y serle fiel toda la vida, en los tres hombres principales vemos esto, ya que ninguno es feliz en su matrimonio. Pete no lo fue desde un principio ya que sería más una boda concertada, Roger tras varios matrimonios termina con el actual y Don tras un breve paréntesis vuelve a las andadas a su vida anterior con Betty pero con Megan. Mientras que las mujeres se ven cada vez más libres del hombre, la sociedad evoluciona y permite que Megan se busque la vida como actriz, Joan crie a un hijo sola o Peggy sea la Directora creativa de una agencia, todo sin el apoyo de los hombres.
Como decía antes, con la independencia muchas veces viene la felicidad pero también la soledad, no siempre la libertad es algo positivo. Es curiosa la cantidad de personajes que terminan la temporada solos, Roger y Joan recién divorciados, Peggy sin pareja de nuevo, Don y Megan con una evidente quiebra, Pete con su pisito de soltero. Los principales todos en cierta manera, la independencia lleva muchas veces a la felicidad pero también implica soledad.


Felicidad

A pesar de la muerte de Lane, se podría decir que ha sido la temporada de la felicidad, sobre todo para Don, antes del desencanto del final de temporada, habremos visto sonreir a Don más veces que en cuatro previas temporadas, toda la oscuridad que contenía el personaje parecía iluminada por la presencia de su nueva mujer Megan, todos nos preguntabamos por cuánto duraría. Don ha vivido y se ha desvivido esta temporada para hacerla feliz, habiendo pasado por el divorcio de Betty, esta vez empieza con toda la ilusión del mundo y se da cuenta que tiene que tener en cuenta lo que ella quiere y sus opiniones ya desde la fiesta y el famoso "Zou bisou bisou". Hasta que se da cuenta que solo ha sido un paréntesis en su vida y que Megan no es lo que él quería que fuese.


Si bien está claro que el protagonista absoluto de Mad Men es Don, tenemos ante nosotros la temporada más coral, también innovadora por la mezcla de drama y comedia nunca vista antes en la serie, ¿Quién se atreve a decir que 'Mad Men' es aburrida?

¿La has visto? ¡Gracias por comentar!