5 mar. 2013

A mí la que me gusta es 'Banshee'

Con ya casi todo estrenado de la Midseason, algo decente puede quedar como 'Hannibal', 'Dracula o 'The Godwin Games' pero todavía queda para ellos, yo ya puedo decir que de todas las que se han estrenado este principio de año mi favorita es 'Banshee'. La serie producida por Allan Ball ('Six Feet Under', 'True Blood' para Cinemax y creada por David Schickler y Jonathan Trooper (quienes por no tener no tienen ni foto en IMDb) es todo lo que un aficionado a las series necesita para entretenerse una hora con una buena serie.



El estreno de 'The Following era el más esperado' entre los seriéfilos, no sólo por contar con Kevin Bacon y James Purefoy entre sus protagonistas sino por lo original de su premisa, un asesino en que ha logrado crear una red de seguidores que cumplen sus órdenes. Pero hay algo en ella que no termina de cuajar, quizás sea el poco carisma de Kevin Bacon como el detective encargado del caso o que yendo ya por su sexto capítulo no haya ningún elemento en la trama que haga pedir el siguiente capítulo. Es verdad que en el sexto ocurren una serie de twist tan locos como inverosímiles (¿cuánta gente sigue a Carroll?!) pero todavía Kevin Williamson no le ha dado el elemento adictivo que me hizo devorar 'The Vampire Diaries'.

Por otro lado están los estrenos de la CW, 'Cult' que nos esperabamos que fuera malísima y no estabamos nada equivocados, a pesar de tener una trama más llamativa que la de Kevin Bacon recurre a unos clichés típicos que ya hemos visto mil veces (el tatuaje de la policía negra), además los actores son peor que malos y la serie dentro de la serie no puede estar más sobreactuada, parece la telenovela dentro de 'Betty'. Tampoco me ha convencido del todo 'The Carrie Diaries' que a pesar de ser más ligerita y entretenida que las dos anteriores, esperaba que fuera más consecuente con su serie madre 'Sex And The City'. La vida de la Carrie preoperación de nariz tiene un montón de incongruencias con la serie de Michael Patrick King y dejando los de argumento de lado que con el cambio de cadena/productor/etc. puede ser más o menos justificable pero esperábamos unos toques de humor, una cierta picardía y algo más de frescura que le falta. Eso sí, AnnaSophia Robb está fantástica.


Por último uno de los más esperados era la nueva serie de FX 'The Americans', la vuelta de Keri Russel a la televisión ha sido algo decepcionante. La serie es bastante lenta y aburrida para ser una serie de espías, jamás se nos irá de la cabeza Sidney Bristow y la mítica 'Alias. No es que 'The Americans' esté mal hecha ni nada, pero tiene algunas asuntos que son difíciles de aceptar (el vecino del FBI, el acento, la confusa relación de pareja) y un ritmo bastante pausado que no encaja mucho en las últimas tendencias del cable ('Homeland', 'The Walking Dead'), además que Keri Russel no se si me lo pareció sólo a mí pero estaba que no sabía ni dónde estaba, a veces sobreactuada, a veces demasiado fría. Todo esto por supuesto habiendo visto sólo el piloto, que no he tenido fuerzas suficientes como para ponerme más capítulos. De 'Zero Hour' y de 'Do No Harm' ni hablo, que con la cancelación tras dos episodios ni me he molestado.

Y ahora de la que venía a hablar con este post, 'Banshee' es quizás mi favorita de lo que va de año y temporada en lo que se refiere a estrenos, aunque queden algunos estrenos y otras por terminar. Desde el principio ya la premisa de la serie es interesante: todo empieza cuando Lucas Hood (Antony Starr) sale de la cárcel y adquiere la personalidad del nuevo sheriff del pequeño pueblo de Banshee que resulta asesinado en una trifulca. La serie es muy adictiva, son capítulos de una hora y desde luego a mí se me pasan volando, son capítulos cargados de acción y violencia así que si eres sensible mejor no la veas. A veces tiene momentos bastante locos, como es cada vez que aparecen los amish o el chino-travesti, por supuesto al ser cable premium está cargada de escenas de sexo, algo que hay que agradecer gracias a la buena estructura corporal de Antony Starr. Hay momentos en los que recuerda a una 'True Blood' mucho más entretenida por su carga sexual, su irreverencia y sus carencia de límites y a una 'Justified' por su retrato de la américa profunda, el protagonismo masculino principal y su violencia a veces extrema.

Generalmente suele tener tramas episódicas, como los moteros (¡'Sons Of Anarchy' inunda Banshee!), el boxeador, la rave, etc. pero también hay varias lineas generales de la temporada, como es la relación con Carrie Hopewell (Ivana Milicevic), conocida de su pasado y que también ha adquirido una nueva identidad y una nueva vida en el pueblo y cuya hija no hace más que meterse en problemas (el look "hooker" triunfa mundialmente). También Kai Proctor (Ulrich Thomsen), empresario local y corrupto como él sólo con el que mantendrá un tira y afloja desde su llegada a la localidad.

Es quizás también una de las que han suscitado bastante polémica por las altas dosis de violencia que sucede en cada capítulo (la violación, la pelea con el boxeador...) y sí que puede que tengan razón en que es vacía, aunque teniendo en cuenta el pasado del protagonista no estaría tan seguro. Es un debate que comenzó sobre todo por 'The Following', en la que el nivel de violencia es menor que en 'Banshee', pero hay que tener en cuenta que la serie de asesinos está en un canal en abierto, por lo que siempre va a tener más visibilidad y más críticas por parte de el público general, mientras que la de Cinemax al ser en un canal de cable premium no tan conocido pasa más desapercibida.

Trailer de Banshee