8 abr. 2013

'My Mad Fat Diary', una gran dramedia teen

Ahora que están bastante de moda las series de época y que prácticamente hay de todas, no podía faltar una de los 90, si tenemos a 'The Carrie Diaries' en una muy actual versión de los 80 con la música que le caracteriza, te animo a darle un vistazo a esta serie británica de E4 ('Misfits', 'Shameless', 'The Inbetweeners', 'Skins'), con una ambientación más currada, centrada en un grupo de marginados y en la que podría ser la reina de ellos, una chica con sobrepeso de Lincolnshire con muy baja autoestima.




La serie está basada en 'My Fat, Mad Teenage Diary', una recopilación de los diarios de una chica joven con problemas de autoestima escrito por Rae Earl y comienza con la salida de Rae (Sharon Rooney) del psiquiatrico tras pasar cuatro meses al que entró por intentar quitarse la vida. Desde entonces deberá retomar su vida con su madre (Claire Rushbrook 'Secrets & Lies', 'The Fades') que se ha echado un novio marroquí, su antigua amiga Chloe (Jodie Comer) y su nuevo círculo de amigos Izzie (Ciara Baxendale), Finn (Nico Mirallegro), Archie (Dan Cohen) y Chop (Jordan Murphy)

Forman un grupo muy heterogéneneo, Chloe es la chica que quiere ser más mayor de lo que es pero se topa con la realidad, Chop es el chico simpático que le interesa estudiar sino pasarselo bien, Archie es un chico que no tiene aún definidos sus gustos, Finn es la mejor definición de un mejor amigo mientras que a Izzie no la hemos podido conocer mucho. En principio no parecen tener mucho en común pero encuentran en su amistad el apoyo que no encuentran en los demás y quizás por ello este grupo de marginados era el mejor destino para que Rae se integrase. Los actores, como suele pasar en las producciones teen británicas son desconocidos y novatos, la mayoría de ellos es su primera entrada en IMDb, pero son perfectamente capaces de llevar la serie adelante, sobre todo su protagonista Sharon Rooney que demuestra que no hace falta una 34 y ser perfecta para protagonizar una serie. 

Uno de los grandes plus de la serie es la gran banda sonora que tiene, algo generalmente muy cuidado en las ficciones británicas y sobre todo de E4, al estar ambientada en los 90, está repleta de exitazos de la década, nada más empezar su cabecera suena 'One to Another' de The Charlatans y a lo largo de la serie se pueden escuchar temas de The Smiths, Placebo, Blur, Suede, Underworld o The Verve. Es más la misma Rae es melómana, algo que comparte con Finn y hace que formen un vínculo especial. Aquí dejo una playlist de Spotify con todas las canciones de la serie:


La serie es a veces tremendamente realista pero otras veces muy optimista, pasa por momentos realmente emotivos, pero aunque tenga tramas duras su mensaje es muy positivo, Rae se da cuenta durante sus sesiones y con sus experiencias qué es lo que realmente importa para ser feliz poco a poco y qué debe hacer para no volver a hacer el amago de suicidio que le llevó a ser internada. Rae tiene sus ilusiones sentimentales como cualquiera de esa edad y ello provoca momentos bastantes divertidos y otros algo incómodos porque no todo va a ser drama en la vida de esta chica. No quiero contar mucho más de la trama porque tiene unos cuantos elementos sorprendentes pero sí decir que no deja indiferente y que tiene sus momentos muy emocionantes con un gran final que dejó con una sonrisa durante bastante tiempo.

Uno de los aspectos más criticados de las ficciones hechas ahora pero ambientadas en décadas anteriores es cómo a todos los protagonistas les gusta las tendencias que más han trancendido y que con el tiempo se han valorado más, como es el caso de la genial 'The Perks of Being a Wallflower' en la que como aquí se centra en un grupo de chicos inadaptados y que no suelen destacar en el instituto. El trío que formaban Logan Lerman, Ezra Miller y Emma Watson se asimila bastante en temática a la serie de Rae Earl, en ambos sus problemas son más profundos de lo que parecen y en ambos se apoyan los unos en los otros y en sus aficiones para superar los malos momentos que  atraviesan. Y algo muy positivo en esta serie es que no todos tienen las mismas aficiones ni los mismos gustos, no dando el aire ese de superioridad cultural que transmiten otras, aunque a Rae y a Finn les encante The Smiths, Chloe no sabe ni quién es Morrisey, son unos personajes muy bien definidos.

Es prácticamente desconocida la serie, pero a mí me ha parecido de lo más relevante de este año y por ello animo a echarle un ojo que son sólo 6 episodios y se pasan volando, una gran temática y un musicón para sentirse entre amigos. Por último comentar que 'My Mad Fat Diary' ha sido renovada por una segunda temporada en E4 cuyo inicio nos enteraremos al dia siguiente como suele pasar en las series de UK.