22 abr. 2013

'The Voice', la voz es lo de menos

El fenómeno de 'The Voice' parece no tener freno, en su cuarta temporada (y segunda en la misma temporada), ejerce de salvadora de una NBC a la que le está costando cada vez más superar la crisis de audiencia. Prácticamente es lo único que le funciona a la cadena y lo usa para lanzar la mayoría de sus fallidos proyectos que sólo ha sabido aprovechar la mediocre 'Revolution', pero no ha podido crear fidelidad a series como 'Go On', 'The New Normal' o 'Smash'.

Lo más destacable del aumento es que se ha producido con el relevo de Shakira y Usher a CeeLo Green y Christina Aguilera, el movimiento ha sido de lo más inteligente aunque nos pudiera sonar extraño. En primer lugar Usher en términos de popularidad es mucho más conocido que CeeLo y aunque Usher no tiene la naturalidad, el ingenio y el desparpajo del pequeñajo, sí que tiene mucho carisma y atractivo, un bailecito de Usher entre concursante y concursante y ya estamos todas las quinceañeras y yo babeando. Pero sin embargo el más importante es la incorporación de Shakira, Christina era muy maja, vozarrón no se qué y no se cuantas, pero su incapacidad a la hora de controlar su carrera y su ego no llegaban a encajar del todo en el programa, en cambio Shakira ha rellenado una gran cuota de público latino cada vez más importante en USA. Actualmente los datos de 'The Voice' superan en 1 punto a los de la edición del año pasado. Mientras que suele ser costumbre que la audiencia baje según pasan los programas, este año están incluso aumentando, las "Battles rounds" cada vez aumentan más, ya veremos los "Live Shows" que suelen ser el momento con menos audiencia, el aumento de la duración del programa puede ser la causa principal, la primera temporada fueron 12 episodios, la segunda 21, la tercera 32 y la cuarta se espera que 27 y a que la gran novedad y espectacularidad del formato reside en las "Blind auditions", algo suele fallar en las "Battle Rounds" y a que los "Live Shows" es exactamente lo mismo que los demás realitys musicales de competición.

Cada vez más frecuente es que canales como Univisión superen a NBC o CW en audiencia, la población latina en USA no para de crecer y usar a Shakira para atraerlos es uno de los mejores movimientos que pudieron hacer además de incluir partes en español como guiño (canciones incluso, abajo el video), el precedente fue el año pasado el concursante Julio Castillo que cantó la primera canción en español del programa, aunque no sea la primera vez en este tipo de programas, ya la española Ruth Lorenzo participó en la edición de 2008 de 'X Factor' UK. Ahí está el gran acierto del formato, la variedad de los coaches (no como la edición española con sus cuatro flamenquillos). Por otro lado, la más directa competencia 'American Idol' está en los momentos más bajos, tanto de talento (lo que leo por Twitter, que no lo sigo), como de audiencia, de ser el programa más importante de FOX superando el 4 o llegando al 5 en demográficos, el ultimo dato disponible es de un 2'9. Centrar el programa en la rivalidad Mariah Carey-Nicky Minaj no le ha sentado nada bien, que acusa bastante desgaste ya en su temporada 16.


Generalmente en este tipo de reality lo más importante es tener un gran casting, una selección de voces y personalidades que hagan engancharte a sus historias y sigas el programa, una edición de cualquier reality se valora en gran parte por sus concursantes (y sino que se lo digan a la penosa actual temporada de 'Project Runway') pero aquí los verdaderos protagonistas son los coaches, son quienes les da vida al programa, la dinámica entre ellos, sus chistes, sus peleas, sus piques, etc. El resto es drama facilón, llega un momento en que se piensa que ganará quien más cáncer tenga o quien se humille más exponiendo las miserias de su vida para conseguir el favor del público (¡Ay, Black Mirror!). La mayor prueba de que los concursantes no importan es que no ha lanzado ni una sola carrera musical, es más la ganadora de The Voice UK sólo ha tenido un par de actuaciones en la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones, claro). Las críticas son aún más duras en UK, donde además es la televisión pública, la BBC, la que emite el concurso y tiene un pique con ITV y Simon Cowell quienes lideran en la isla con los realitys musicales con 'X Factor'. La gran pérdida de audiencia progresiva, el gran gasto de dinero público y la escasa notoriedad de la ganadora son los argumentos principales.

'The Voice' como fomato tiene más de 'El Diario de Patricia' que de un reality de competición, al menos en las "Blind auditions" más de medio programa se dedica a explicar las miserias del concursante y no se para de recordar hasta que es expulsado, mientras que los que carecen de drama editan el momento que más gritan junto con el coach que le escogió y listo. El éxito que se puede alcanzar participando en el programa es más que dudoso en un mercado masivo cada vez más saturado de cantantes aburridos, anodinos o sin talento y la regeneración desde luego ya no va a salir de la televisión.

Pero en el fondo es televisión, llena espacio, es líder de audiencia, normal que lo sea, está perfectamente estudiado, abarca cuatro grandes sectores de población (rednecks, latinos, afroamericanos y WASP), con aires de igualdad de oportunidades y de democratización (el botón, la silla y la audiencia) y adaptado a las nuevas tecnologías con Twitter como red social omnipresente. Con todo esto, ¿quién necesita a Carson Daly/Jesús Vázquez/La rubia pesada de UK?