13 feb. 2015

Better Call Saul, adoremos a Bob Odenkirk

Better-Call-Saul-Estreno-Movistar-Series-AMCParece que fue ayer cuando se rumoreaba que Breaking Bad podría tener un spin off, pues bien, el día del estreno ha llegado y aunque vayamos con espectativas bajas, cumple. La ficción, que se podrá ver en España cada martes en la plataforma Movistar Series, ha conseguido elaborar un capítulo introductorio entretenido, con grandes guiños a la serie original y un personaje que atrae al espectador. Una mezcla de drama y comedia negra, un mix en el que Odenkirk es especialista.

5 feb. 2015

Chicago Fire, la que vino al rescate de NBC

El fenómeno de Chicago Fire es uno de los más extraños en la televisión estadounidense, se estrenó en 2012, su reclamo eran los siempre atractivos bomberos con un reparto repleto de secundarios de otras series como House, The Vampire Diaries o Lie to me donde la cara más conocida era la de Jesse Spencer, uno de los colaboradores del doctor con más mala leche de la tele. Ahora, tres años después se estrena en España de la mano de AXN, convirtiéndonos en bomberos por un día.


Chicago Fire se centra en la vida de los bomberos y paramédicos del parque 51 de Chicago, con todo lo arriesgado, estresante y también gratificante que ello supone, un procedimental con toques de acción y dramas personales. La serie ha encontrado su público entre los amantes de los casos episódicos y, aunque no sea una serie de mi estilo, sí que puede llamar la atención a aquellos que les guste Bones, Castle, El Mentalista, o cualquiera de las franquicias CSI o Ley y Orden, de hecho la serie de bomberos comparte creador con la versión USA de ésta última.


De la primera a la segunda temporada aumentó en dos millones de espectadores, de 7.78 a 9.70 millones de espectadores y en su tercera temporada sigue aguantando como uno de los mejores dramas de NBC. Su primera temporada se estrenó con un 1.9 y 6.69 millones de espectadores y terminó con un 1.7 y 6.13 millones, básicamente lo que significaron estos datos para NBC era que una de sus series no había bajado del 1.5 en su final de temporada, una serie que con esos datos habría sido cancelada en cualquier otra televisión en abierto estadounidense, gracias a la crisis de audiencia (y creatividad) del canal, se salvó. Todo esto demostró que si se confía mínimamente en un producto con una calidad mínima, el público responde y vuelve a darle una oportunidad.

La segunda temporada trajo un spin off (Chicago PD, que por regla natural debería emitir también AXN y hacer la "noche Chicago"), un cambio de día a la noche de los martes tras The Voice, para terminar de consolidarla, y un aumento considerable de la audiencia, en su premiere subió al 2.7 con 8.90 millones de espectadores (el arrastre del reality musical hizo mucho), pero sirvió para darle alas y considerarla un fenómeno silencioso. Terminó temporada con un 1.9 y 7.12 millones de espectadores (el arrastre de la recta final de The Voice es mucho menor), para abrir su tercera temporada con un 2.6 y 9.14 millones. Durante la época de parón del reality de Adam Levine baja bastante, pero nunca a niveles alarmantes, la NBC sigue en crisis (sólo hay que ver los jueves) y ésta es la franquicia de éxito (siempre ajustado a su audiencia) que necesitaba, con el lanzamiento de Chicago Med en el horizonte.

Chicago Fire AXN David Vazquez ConejitoZombie

AXN estrenó Chicago Fire ayer 4 de febrero a las 22:15, donando 0'10€ a Bomberos sin Fronteras por cada espectador que viese el estreno. No soy público de la serie, pero sólo por eso merece darle una oportunidad.